Usemos un objetivo fijo como zoom ¿es posible?

¿Nunca os habéis cansado de llevar a cuestas un zoom en la fotografía callejera?  es un poco pesado, ¿verdad?

Pensando que podemos sacar diferentes tomas, nos echamos a la espalda un peso importante que encima se nos abre si va colgando en cuanto tiene un poco de holgura, son incómodos, etc. y aunque desde luego tienen su aplicación que no lo discuto, ni es tema ahora de comparación, si es evidente que nos gusta ir cómodos y fotografiar la ciudad  con “casi” las mismas ventajas que con un zoom.

Si ya sé, ya sé, que un zoom es un zoom que tiene muchas posibilidades, pero dejadme seguir y contaros un poco como lo hago yo para que mi espalda descanse, aunque eso es lo que ahora no querria, con eso de no poder salir por el virus”ese” se echa de menos, pero bueno hablaré para el futuro que está ahí mismo. Os contaré como además trabajaban los fotógrafos antes.

¿Que nos haría falta tener para una solución así, poco pesada y que pueda servir para casi todas las situaciones?  pues si, los pies y un objetivo fijo.

Lo primero que hay que buscar es que ese objetivo “sustituto y fijo”  que pese poco,  cuantos amigos míos han abandonado la fotografía con sus buenas réflex por alguna compacta medianamente buena por el peso y la espalda, no os lo podéis imaginar, yo algunas veces he desistido de hacer fotos por llevar la espalda machacada, aunque me resisto a la compacta.

Cuando tienes una cámara buena, la compacta….hummmm….no es lo mismo, no digo que sea mala, no por favor, sino que no es lo mismo, luego entonces hay que buscar algo con poco peso.

Lo segundo es que ese objetivo en fotografía callejera nos de prestaciones suficientes de cobertura de imagen y que tengamos un buen ángulo de fotografía. Evidentemente no nos vamos a llevar un 200mm para esto, porque en general queremos realizar tomas amplias, y tampoco nos vamos a llevar un 10mm, que para mí se pasa y es mas para interiores u otro tipo de fotografía, respectando por supuesto las ideas de cada uno.

Lo tercero es que ya que llevamos uno, sea luminoso, porque la noche se echa encima de forma rápida o entramos en algún sitio y el flash destroza el ambiente y eso debéis evitarlo, intentando sacar toda vuestra técnica de la cabeza para no usarlo, salvo circunstancias ya inevitables.

El cuarto punto es que enfoque bien, para mi es fundamental, pero si el objetivo por su construcción nos ayuda mejor que mejor ¿no?. Los que ya sabéis más os estáis dando cuenta por donde voy y realmente el tipo de objetivo nos va a ayudar al buen enfoque.

Por último que sea un “seudotodoterreno”, que palabreja me acabo de inventar ¡madre mía!, disculpadme los que sabéis gramática, pero es evidente que para este tipo de fotografía no nos vale un 10mm ni tampoco eso 300mm hay que ver que valorar.

A partir de aquí ¿qué podría valer y por qué? yo particularmente pienso que un 35mm para una cámara FF y un 24mm para una APSC, son los correctos, porque tienen prestaciones de “seudotodoterreno”, como os voy a mostrar después, ya que poner un 35mm en una APSC se pasa un poco de ahí mis dos versiones.

¿Por qué digo esto? pues fijaros la diferencia de hacer una foto desde un mismo punto con un 35mm en una APSC (foto izquierda) a una en formato completo FF foto de la derecha, en fotografía callejera necesitamos un cierto angular y este no es tan polivalente en una APSC, si en cambio un 24mm que viene a ser un 38mm en APSC.

Visto ya la focal del objetivo está clara yo que tengo una 5D MKIII pondré un 35mm, desde luego cuanto más luminoso mejor.

En las últimas entradas vengo insistiendo en esto, porque realmente merece la pena. El que veis en la siguiente imagen es un 35mm f:2 IS y es el que yo uso por la ciudad y antes que este usaba el 35mm f:2 no IS, pero por la noche se agradece mucho el estabilizador ya que puedes disparar a 1/8 seg a mano y eso pensándolo bien “sensibiliza a la cámara” porque no se subimos el ISO.

Bueno pero hasta aquí, todo es una teoría mía pero y en la calle ¿qué ocurre? ¿es verdad todo esto que digo? o es simplemente un rollo, para ello vamos a ver las típicas tomas que haríamos con un zoom, todas ellas están realizadas en este caso con el 35mm en una FF, aunque podría también poneros las hechas en una APSC con el 24mm, pero no quiero ya enrollar demasiado la entrada y no aburriros.

Veamos primero una toma abierta, que son tomas muy típicas en una ciudad. Para esto he cogido una acera donde quería meter todo lo posible en la imagen. (fotos que tengo de hace tiempo je je ahora cualquiera sale con eso del virus)

Si tuviésemos un 85mm podríamos acercar estas motos, pero y aqui viene lo interesante andamos tres o cuatro pasos y nos acercamos sin problemas y sin peso. Te convertirá en un fotógrafo que se mueve y ve mejor la situación, es la misma pero con zoom a “Pie”.

Fijaros que esto además os ayudará a tomar mejor las fotos porque buscaréis la toma y no sólo será disparar y ya está.

También podemos sacar primeros planos de forma sencilla, porque es una focal muy agradecida. Aquí os muestro a “canelo” posando para mí.

Los detalles también los podréis sacar, porque suelen enfocar en distancias cortas, y al ser muy luminosos abriendo el diafragma a tope, desenfocamos el fondo sin problemas.

Aqui otra también de detalle.

Alguno dirá si claro, y si no puedo acercarme, por ejemplo a un león en una jaula, a una torre, etc ¿que?

Bueno pues esto hoy en día no tiene problema porque la calidad de las cámaras es muy buena y pueden hacer recortes grandes y de calidad como este recorte que os pongo de una iglesia que como veis, es de un campanario y éste no está precisamente muy cerca de la acera.

Otro tema importante es que podrás disparar como ya os he comentado previamente en situaciones de poca o muy escasa luz porque son siempre muy luminosos y nos darán un buen bokeh y además mucho más que un zoom que probablemente a 35mm ya puede tener f:4 de luminosidad, que frente a un f:2 son dos pasos completos de luz, que no hace falta subir el ISO, dos pasos son 4 veces más luminoso y eso se nota, por la noche.

Y ahora dos consejos en su uso,

  • El primero es que lo ajustéis a vuestra cámara, esto es, si tenéis microajuste de foco, es mejor que lo ajustéis para tener tomas más nítidas, aunque esto que parece un consejo evidente para los objetivos de más larga focal estos son mas maleables, fijaros en la escala de enfoque, a partir de 2 metros casi ya es un enfoque total.

  • El segundo consejo es que penséis que los objetivos muy luminosos son complicados de enfocar con diafragmas muy abiertos, dado que un ligero movimiento de la mano en la obturación puede sacaros de foco el encuadre,  y aunque no salga trepidada, porque la velocidad será alta en general, si el detalle puede salir perjudicado, por lo que debéis actuar con mucho cuidado hasta un diafragma de más o menos 2,8.

Como veis es algo que nos va a descansar, y por otro lado nos ayudará a echar más imaginación haciendo de fotógrafos, con este como veis podremos hacer muchas cosas similares a un zoom con la espalda descansada

¿habeis visto mi oferta de mi último libro sobre el paisaje, por solo 4 € mas de 100 páginas hablandoos  de como tratar el paisaje, usad este código de descuento: Encerrados

Ir a por el libro

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Disculpame por poner un Captcha en la página para que rellenes, pero es para evitar el SPAN * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.